Detrás de la palabra: Cartas

      Seamos sinceros. Casi nadie escribe cartas así, en papel, ordinariamente cerradas, salvo los bancos (cada vez menos), el Ayuntamiento o Hacienda. No hay duda de que todos ellos, esas entidades, pretenden «comunicarse» con nosotros, aunque creo que a nadie le gusta demasiado ese tipo de comunicación. No se trata ya de anhelar una carta de amor (eso sería lo más, a mi entender), pero sí una carta de un amigo, de un…Continúa leyendo Detrás de la palabra: Cartas

Detrás de la palabra: personajes

  Los personajes de las historias que escribo son seres peculiares. A muchos los conozco, sé de qué están hechos. Me resultan familiares sus gustos, sus manías, sus miedos, sus anhelos, sé cómo les gusta el café o si son más de playa o de montaña… Es un decir. Los miro y los reconozco. Se presentan ante mí como alguien conocido o con quien tengo confianza. No son exactamente amigos, pero casi. Con ellos me…Continúa leyendo Detrás de la palabra: personajes