Rubatosis

  «La perturbadora conciencia de los propios latidos, cuyas tenues pulsaciones musculares se sienten menos como un metrónomo que como una nerviosa cantinela que el corazón se está tocando a sí mismo o como la forma en la que las personas murmullan para sí, mientras caminan en la completa oscuridad, como para casualmente recordarle al mundo exterior: “Estoy aquí, estoy aquí, estoy aquí”».   Esta definición es tan maravillosa que casi parece un insulto añadir…Continúa leyendo Rubatosis

Detrás de la palabra: Recordar

    Recordar es pasar a tener en la mente algo del pasado o tener algo o a alguien en consideración. Recordar tiene que ver con el pasado, es obvio, pero también con algo que está muy presente, precisamente porque una y otra vez está siendo rescatado por la memoria, ahora, en este preciso instante. No me gusta recordar parte de mi infancia, cuando íbamos a un bar con la familia y mi padre se…Continúa leyendo Detrás de la palabra: Recordar

Latido

Es de madrugada y hace frío. No consigo entrar en calor a pesar de las mantas y el pequeño radiador que he encendido. La casa lleva vacía unas semanas y cuesta caldearla, pero no me importa, ahora mismo el frío es el menor de mis problemas. Me envuelvo en otra manta y me tumbo en el sofá. Estoy en la casa de campo que unos amigos me han prestado para evitar que haga cualquier tontería.…Continúa leyendo Latido

Si el amor se puede nombrar…

Te miro y no me cuesta esfuerzo alguno reconocer ahora, tantos años después, tu mirada original, primera. Un brillo un poco loco que se expande y que traspasa tejidos, ideas y estructuras para llegar al corazón y emocionar. Lo hacía antes y lo sigue haciendo ahora. Era un brillo algo excesivo, quizá, para alguien como yo, una luz expansiva que me asombraba y me hacía preguntarme, a veces, de dónde salía y por qué. Nunca…Continúa leyendo Si el amor se puede nombrar…