Paso de cebra

Se sentó en la silla y se quedó mirando fijamente la vieja sartén ennegrecida que había rescatado del sótano hacía dos días para poder desayunar de nuevo las tostadas con manteca que durante tantos años le habían estado prohibidas. Demasiada grasa en una sartén tan negra, pero ahora estaba sola, podía hacerlo sin tener que dar explicaciones. Saboreó con gusto la tercera rebanada, consciente de que iban a ser necesarios muchos días y muchos recuerdos…Continúa leyendo Paso de cebra

Guerra y paz

Llegué a casa de la abuela a las cuatro de la tarde. La ceremonia no iba a celebrarse hasta un rato después, pero yo había querido ir un poco antes para estar de nuevo sola en aquella casa donde me iba reconociendo en cada estancia, en cada esquina. Me la sabía de memoria y, sin embargo, ahora me parecía extraña, como si hubiera encogido al mismo ritmo que había hecho ella, sobre todo en los…Continúa leyendo Guerra y paz