Debilidades

Hay veces que cuando voy a hacer la compra, hago eso, hacer la compra. Pero hay otras veces que cuando voy a hacer la compra también me fijo en la cesta de la compra de los demás. Ocurre también, de vez en cuando, que alguien se fija en lo que yo compro. Las cosas no son tan sencillas como parecen. Vivo sola y soy maquetadora. Lo cuento porque eso explica que sea yo la única…Continúa leyendo Debilidades

Apuesta

  —¿Te has enterado, no? —me preguntó Rubén. —Claro, es el cotilleo del grupo. Otra cosa no, pero eso… —Mujer, es que es muy fuerte. —No me parece para tanto. Además, se veía venir. —Se veía venir, se veía venir… Pues no lo tengo yo tan claro. —Blanco y en botella —dije, repeliéndome un poco a mí misma por utilizar ese tipo de frases que en los demás me daban especialmente tirria. —En menos de…Continúa leyendo Apuesta

Detrás de la palabra: Posdata

  Me costó vencer el pavor que sentía hacia las posdatas, pero desde que lo logré ya nunca he dejado de utilizarlas. Da igual que sea en cartas (pocas, casi no se escriben ya) que en correos electrónicos o en esa excentricidad nostálgica y adorable que son las postales. También cuando escribo notas, por pequeñas que sean, me gusta añadir una posdata. Es como un regalo extra, una dosis añadida de cariño. Porque yo las…Continúa leyendo Detrás de la palabra: Posdata

Rebeldía

—Yo es que soy un rebelde. —¿A tu edad? —Pues sí, qué pasa. —Nada, hombre, nada. No te veo mucha pinta de «rebelde», solo eso… —Has dado en el clavo. Precisamente de eso te quería hablar. De ese «solo»… —¿De qué «solo»? Más que rebelde, estás difuso… —Que difuso ni que difuso. Mira, cuando un hombre como yo ha cumplido con la sociedad y ha trabajado, se ha casado, ha tenido hijos, se ha comprado…Continúa leyendo Rebeldía

Colección

He estado, como imagino que muchos de vosotros, en casas donde se coleccionan cosas más o menos extrañas, desde dedales, máquinas de coser en miniatura, abanicos, gatos de porcelana, conchas de mar o incluso botes con arena de distintas playas. Hay quien, en un gesto de nostalgia puramente aterrador, guarda los dientes de leche de sus hijos. Deben de ser más de uno porque hay un objeto que se vende para, precisamente, guardar esos dientes.…Continúa leyendo Colección