En los días raros

En los días raros, la vida se pone las zapatillas de lana y se desliza silenciosa, uno siente que sucede algo extraño… y empiezan a pasar muchas cosas. El silencio, por ejemplo, se despereza, abre los brazos para estirarse a gusto y, de hecho, se estira tanto que uno no está acostumbrado y necesita a toda costa oír algo. Es más fácil oír que escuchar. Escuchar el silencio de fuera y el propio silencio no…Continúa leyendo En los días raros

Admiracionistas

Hay gente que no sabe andar por la vida sin los signos de admiración. Si se los quitas, los despojas de algo esencial en su vida y se vuelven apáticos, meditabundos, indolentes. Ya no caminan, cojean. Son de ese tipo de personas que en lugar de saludarte con un tranquilo y educado «Buenos días» lo hacen con un «¡Buenos días!» o, incluso, con un «¡¡Buenos días!!», en el caso de los más entusiastas. Para estas…Continúa leyendo Admiracionistas

El castaño

Mi amiga Nati me pasó un sobre como si se tratara de algo importante, incluso confidencial. Estábamos tomando un té en uno de esos cafés de mesas redondas con faldas de terciopelo y velas con churretes de cera que casi nadie se puede resistir a no tocar. A mí no me gusta el lugar, pero a Nati, que es muy teatrera sí, dice que tiene mucho «encanto». No sé si tiene encanto, pero es cierto…Continúa leyendo El castaño

Celebración

Voy a hablar de mi madre. De su presencia y de su ausencia. Pero vaya desde el principio que no se trata de algo triste ni desgarrador, más bien de unas pinceladas que me bailaban en la cabeza y a las que he decidido poner palabras. El pasado viernes 7 de febrero celebramos la presentación del libro La primavera de los cerezos, que recoge una selección de los relatos de este blog. He empleado el…Continúa leyendo Celebración

Personajes

Yo era un escritor fracasado hasta que un día adquirí cierto éxito en el sector. No exactamente como escritor, pero casi. Tampoco se trataba de un éxito público, notorio, reconocido. Era un éxito en B, digamos. Estaba en boca de muchos escritores, de agencias literarias, de escuelas de escritura y de algunas editoriales; al menos, en muchas de ellas se me conocía, aunque casi todos hacían como que no. Quizá os estéis preguntando a qué…Continúa leyendo Personajes