Detrás de la palabra: Remanguillé

  «A la remanguillé». Escuché esta expresión el otro día en la retransmisión de la final del Mundial de Baloncesto que disputó España contra Argentina. Un jugador argentino, sometido a la presión de España, hizo un tiro un poco forzado, el balón no entró y el comentador dijo que lo había lanzado «a la remanguillé». No pude por menos que sonreír, claro. Hacía mucho, pero que mucho tiempo, que esa locución no se cruzaba en…Continúa leyendo Detrás de la palabra: Remanguillé

Detrás de la palabra: Cartas

      Seamos sinceros. Casi nadie escribe cartas así, en papel, ordinariamente cerradas, salvo los bancos (cada vez menos), el Ayuntamiento o Hacienda. No hay duda de que todos ellos, esas entidades, pretenden «comunicarse» con nosotros, aunque creo que a nadie le gusta demasiado ese tipo de comunicación. No se trata ya de anhelar una carta de amor (eso sería lo más, a mi entender), pero sí una carta de un amigo, de un…Continúa leyendo Detrás de la palabra: Cartas

Detrás de la palabra: Arcano

  Empecemos por el principio. Mi idea era escribir acerca de una palabra que me encanta: «misterio». Misterio significa «cosa arcana o muy recóndita, que no se puede comprender o explicar; negocio muy reservado; arcano o cosa secreta en cualquier religión». Que en las tres primeras acepciones del diccionario figure dos veces la palabra «arcano» me hace rendirme ante ella, dejando quizá para otro día ese «misterio» que a tantos nos atrapa. Quizá algunos de…Continúa leyendo Detrás de la palabra: Arcano

Detrás de la palabra: Tricotosa

  Es agosto. Un grupo de amigas desayunamos en la cafetería del hotel de playa en el que estamos alojadas. Conversamos de series, de libros, de películas y, de pronto, surge la palabra «tricotosa». Y es algo inmediato: una sonrisa me llena la cara y, aunque no me puedo ver los ojos, juraría que me echan chispas, como el brillo del mar que observo desde ese ventanal cuando el sol se deposita en sus suaves…Continúa leyendo Detrás de la palabra: Tricotosa

Día fuera del tiempo

Ayer, 25 de julio, fue el día fuera del tiempo. Al menos, así lo creían los mayas. El Año Nuevo maya comienza nuestro 26 de julio (según el calendario gregoriano) y acaba al siguiente año el día 24 de julio, quedando en el aire el 25, un día que los mayas consideraban como el día fuera del tiempo, un día especial para activar lo mejor de uno mismo dedicándolo al juego, el arte, la magia…Continúa leyendo Día fuera del tiempo