Bio

Me llamo Elena Hernández y debí nacer ya con el gusto por la palabra. Dicen que empecé a hablar enseguida y desde siempre me recuerdo con un libro en la mano. Uno de mis primeros regalos fue un diccionario verde de dos tomos, que ahora parecería anticuado y quizás pretencioso.

Las palabras. Mágicas, bellas, fuertes, armoniosas, incómodas, sencillas, nostálgicas, impertinentes, desconocidas, coquetas…

Un buen puñado de ellas las comparto contigo. Si te asomas a este blog y te gusta lo que lees, habremos creado un lazo. En caso contrario, hay tantas palabras por ahí sueltas, volando, que seguro que encuentras las que conecten contigo.

Primero fui periodista, luego me convertí en correctora de textos. Siempre las palabras.

Una de las cosas que más me gustan es leer. Otra es escribir. Y aún hay otra más: compartir. Esto que hay aquí es para ti.