A ti

A ti, que gustas de las palabras.

A ti, que navegas entre las líneas evitando las grandes olas o buscándolas para que te mareen y te despojen de la parte de arriba del bikini.

A ti, que buscas historias que te hagan soñar, que te saquen las lágrimas desde dentro, que te rescaten una carcajada que creías perdida.

A ti, que te aferras a una metáfora mientras observas cómo el sol deja su último rastro tras la montaña.

A ti, que puedes olvidarte de la cartera, pero no del libro.

A ti, que buscas entre las letras hasta encontrar las que más brillan.

A ti, que te duermes acunado por el rumor de las páginas.

A ti, que nunca lees, pero te gustan las buenas historias.

A ti, que a veces te haces un lío y no sabes dónde poner la hache intercalada.

A ti, que en ocasiones dudas de las tildes, como se duda de la vida.

Sí, a ti.

A ti, querido lector, querido oyente.

A ti.

Así, a secas.

A ti.

Sin tilde, pero con cariño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.