Dentro y fuera

Durante más de treinta años viví como si fuera una espectadora. A la intemperie. Con la nariz pegada a un cristal, contemplando lo que hacían unos desconocidos (fuera lo que fuera) y deseando unirme a ellos. Me costó muchos años darme cuenta de que lo que único que tenía que hacer, simplemente, era abrir la puerta y entrar. Desde pequeña me ha gustado mucho mirar. Y cuando digo mirar quiero decir observarlo todo. Al principio…Continúa leyendo Dentro y fuera

Guerra y paz

Llegué a casa de la abuela a las cuatro de la tarde. La ceremonia no iba a celebrarse hasta un rato después, pero yo había querido ir un poco antes para estar de nuevo sola en aquella casa donde me iba reconociendo en cada estancia, en cada esquina. Me la sabía de memoria y, sin embargo, ahora me parecía extraña, como si hubiera encogido al mismo ritmo que había hecho ella, sobre todo en los…Continúa leyendo Guerra y paz

Espacios

Lo descubrí un poco a lo tonto y fueron necesarias muchas ocasiones más para que realmente me diera cuenta del fenómeno. Aquella primera vez había dormido poco, había bebido mucho y me sentía vivo solo moderadamente. No tenía ganas de levantarme y mucho menos de ducharme e ir a trabajar. El mero hecho de hablar (y en mi trabajo en la agencia de viajes tenía que hacerlo a menudo y con cierto entusiasmo) me producía…Continúa leyendo Espacios